school supplies

La compra de los ??tiles escolares

Esta fue una semana bien ocupada en SKIP, pero Del tipo que me ayuda a sentirme conectada con el trabajo que estamos haciendo porque estamos repartiendo ??tiles escolares a todas las familias. Bueno, yo digo que estamos repartiendo, pero en realidad en estos d??as las familias han elegido sus propios ??tiles, apenas proporcionamos un vale de descuento de 45 soles (por cada ni??o) en la libreria, Copy Ventas, y son capaces de seleccionar las cosas que necesitan.

En el primer d??a, est??bamos un poco preocupados acerca de c??mo las cosas se iban a manejar porque el a??o pasado hubo grandes retrasos y la gente tuvo que esperar durante horas para que se les atendiera. Hab??a dos de nosotros que trabajamos en la cola, dando los vales y generalmente haciendo que las cosas est??n organizadas. A la llegada, justo antes de las 8:30 am, ya hab??a una cola de m??s de 20 familias, as?? que sab??amos que el comienzo iba a ser un poco ca??tico. Como las tres primeras familias fueron a las cajas abiertas, esperamos. Y esperamos. Como pasaban los minutos empezamos a sentirnos un poco preocupado cuando se hizo evidente que esto iba a ser un proceso muy lento. Recuerdos del a??o pasado con las largas demoras comenzaron a arrastrarse en mi mente y empec?? a dudar si es que hab??amos aprendido lo suficiente para hacer que el proceso sea eficiente.

school supplies1

Me di cuenta de que hab??a una peque??a discusi??n en una de las cajas y me acerqu??, el dependiente estaba diciendo: “No, se??or, usted tiene que volver a la cola. ??No! Usted tiene que esperar su turno… “

Me inclin?? hacia al padre para escuchar lo que estaba diciendo, estaba muy tranquilo. Como muchos de los padres con los que trabajamos son, estaba un poco inseguro de s?? mismo y se ri?? un poco de esa manera que se hace cuando alguien est?? siendo irrazonable con uno y usted se siente impotente por no poder hacer nada m??s. “S??, lo s??,” ??l estaba diciendo, en este punto yo le estaba guiando fuera de la caja para que pudi??ramos hablar, y continu??, “Quiero saber si nos puede dar una lista de precios de los art??culos que podemos elegir, para que podamos preparar lo que queremos comprar antes de llegar a la caja???.

Y all?? estaba, tan simple, la raz??n por la cual se estuvo tomando tanto tiempo y otro recordatorio de lo f??cil que es para quitar poder a la gente, incluso cuando se tiene las mejores intenciones. Sin precios, nadie podr??a preparar una lista que se agregue a la cantidad que pod??an gastar, lo que significaba que estaban tomando el doble de tiempo en la caja. Me acord?? de mi frustraci??n y confusi??n acerca de cu??nto tiempo los dependientes estaban tomando en las cajas el a??o pasado, no pensado en considerar c??mo el proceso estaba funcionando.

Imprimimos listas de precios y nos pusimos a trabajar. Para aquellos que fueron capaces de trabajar de forma independiente, hicieron sus propios c??lculos. Para otros, trabajamos con ellos para hacer los c??lculos y algunas familias tambi??n necesitaban ayuda para decidir lo que quer??an comprar. Tiempo en las cajas redujo a la mitad y luego al cuarto.

En momentos como estos, me acuerdo de lo dif??cil que es tener empat??a. ??C??mo nos olvidamos de dar un paso fuera de nuestra perspectiva estrecha y mirar a trav??s de los ojos de otra persona? ??Qu?? dif??cil es entender la experiencia de cualquier situaci??n en la que no se est?? viviendo! Por encima de todo, me acuerdo de escuchar.

~Liz Wilson, directora, SKIP

Posted in Trujillo.